‘Aún no es momento de bajar la guardia’, advierten vacunados contra el COVID

Con un llamado a no relajar las medidas de prevención ante el repunte que vive Tabasco en el número de contagios de COVID, este viernes ciudadanos del municipio de Centro que acudieron al módulo de la Ciudad Deportiva a aplicarse la vacuna contra la enfermedad coincidieron en advertir que “no es momento de bajar la guardia”.

Este viernes culminaron las jornadas de inoculación, con el segundo, tercero o cuarto refuerzo de CanSino, para la población mayor a 18 años.

De acuerdo con Wendy Citlali Peralta Salvador, responsable de la sede de atención por parte de la Secretaría de Salud, tras tres semanas de funciones con atención ininterrumpida para las personas mayores de edad, la etapa terminó con resultados satisfactorios.

En el último día se pusieron a disposición de los ciudadanos un total de 2 mil 600 dosis de la farmacéutica china.

La funcionaria sanitaria resaltó que pese al escepticismo de la gente con respecto al biológico, ésta vacuna cumple con todos los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ha mostrado un alto nivel de eficiencia, similar al de otros compuestos, como Pfizer, AstraZeneca o Sinovac.

Aseveró que los beneficios del antígeno superan con creces cualquier tipo de riesgo, por lo que llamó a la población a no desconfiar de la eficacia de la vacuna y acudir a aplicarse, sobre todo ahora que Tabasco vive una quinta oleada de contagios.

Con la licenciada en Enfermería coincidieron los pacientes Jesús Ortiz Guzmán, de 58 años de edad y vecino de la colonia Gaviotas Sur; Mireya Márquez Hernández, de 59 años, con domicilio en la colonia Atasta, y José María Ledezma Santos, de 66 años y habitante de villa Parrilla.

Don Jesús Ortiz, quien este viernes recibió su cuarta dosis de CanSino, habló sobre la eficacia del biológico, gracias al cual, asentó, pese a que se contagió el pasado mes de octubre, los síntomas no resultaron tan severos.

“Sólo tuve temperatura, sin mayores complicaciones, pero considero que eso fue resultado de que contaba con mi esquema de vacunación y eso ayudó a que no fuera tan agresiva la enfermedad”, ventiló, y recomendó a la gente no desconfiar de la eficiencia de las vacunas.

“Ahora no es momento de relajarse, esta enfermedad llegó para quedarse y hay que aprender a convivir con ella y no caer en excesos de confianza; hay que seguir usando el cubrebocas, especialmente en espacios cerrados, porque en nosotros está que se vaya mitigando la quinta oleada de la pandemia”, refirió Ortiz Guzmán

Doña Mireya Márquez Hernández fue enérgica al considerar que la vacunación es la diferencia entre la vida y la muerte.

La vecina de Atasta acudió desde temprano al módulo para aplicarse su cuarta dosis de CanSino, y dijo que ante el repunte de contagios que afronta la entidad, las próximas fiestas de graduación en escuelas deberían llevarse a cabo con estrictas medidas de cuidado.

En entrevista, habló sobre su caso personal. “Sí me enfermé, pero leve, creo porque tenía mis primeras vacunas. Hay que cuidarnos y proteger a nuestras familias, dado que es precisamente en este núcleo donde comienza la diseminación del virus.

Finalmente, don José María Ledezma Santos fue uno de los que hoy también recibió su dosis número cuatro. Recordó que desde su punto de vista, la vacuna es vital. Lamentablemente, recuerda que cayó enfermó al inicio de la pandemia cuando aún no existían los antígenos contra el COVID.

“Estuve tres semanas en estado crítico y pensé que no la iba a librar; el COVID me dejó secuelas: fibrosis en un pulmón y arritmia cardiaca”, recordó, con tristeza, pero también ventiló que ahora, con su esquema de vacunación, se siente más protegido. “Espero en Dios que si me vuelvo a contagiar, ya no sea tan duro”, concluyó.

Acerca de Redacción

Te puede interesar

Suman esfuerzos Salud y ONGs para la detección y prevención de la viruela símica

La Secretaría de Salud llevó a cabo una reunión de trabajo con organizaciones no gubernamentales …